El Golpe 8 • Quién está detrás 2 • 2 nov 2020 •

En la segunda entrada de este cuaderno que estoy dedicando a El Golpe di los nombres de los firmantes del documento TIP cuya portavoz es Rosa Brooks, profesora de Georgetown con títulos en Harvard, Oxford y Yale, ¿recuerdan?

Bueno, en esta entrada no voy a descubrir, ni mucho menos, la trama entera pero sí voy a mostrar, gracias a la indiscreción que tuvo Obama en una entrevista con Biden donde había una cámara cerca y un periodista avispado, que el equipo al completo de Obama con su “political machine”1 es quien está detrás para gobernar si Biden llegara a hacerse con el poder.

En el video se puede apreciar cómo el periodista Mike Huckabee informa de tomar de otro periodista que se llama Raymond Arroyo (de la cadena de televisión católica EWNTV) unas frases que cogió al vuelo según Biden y Obama estaban a punto de entrar en un coche después de posar para la prensa.

Huckabee informa de lo que dice Obama a Biden en el minuto 0:54 del video y dice lo siguiente:

(…) you are going to be able to reassemble  the kind of government that cares for people and brings people together

Es decir, traduciendo no literalmente sino teniendo en cuenta también el sentido y el tomo con el que lo dice: “Mira, no te preocupes, que te vamos a dar la cobertura para que puedas contar con un equipo ya montado y no tengas que preocuparte de nada”.

Después de esto, Huckabee desarrolla los problemas relativos a que los matones (thugs) de Obama llevan a EEUU al caos y continúa por ahí hasta el final.

Yo, sin embargo voy a fijarme en otra cosa y es que para mi esa indiscreción de Obama pone plenamente de manifiesto el carácter de “Manchurian candidate”2 del pobre Biden.

Por supuesto, con todos estos razonamientos hay que dejar bien claro dos cosas:

  • Primero, naturalmente que estos comentarios no constituyen “prueba” alguna en ningún sentido riguroso del término de la implicación de Obama en el golpe. Son indicios, nada más. Desde luego.
  • Segundo, al analizar las andanzas de los poderosos a estos niveles nunca vamos a tener más que indicios pues jamás vamos a encontrar el documento que pruebe fehacientemente sus conductas criminales (pero tal vez algún historiador, en algún momento, sí).

Ahora bien, lo anterior no significa que no podamos dar estatuto de verdad a las fundadas conjeturas producto de estas indagaciones en lo que respecta a nuestra vida ciudadana y a las decisiones que adoptemos para con ellos (los políticos). Otra cosa es que no podamos concederles estatuto de verdad judicial, porque eso implicaría la asignación de un castigo penal y para eso, en nuestra tradición hispana3, se exige la prueba y aquí no la hay.

Repito de nuevo, Huckabee informa de lo que dice Obama a Biden (minuto 0:54):

(…) you are going to be able to reassemble  the kind of government that cares for people and brings people together

Suscripción para recibir avisos

Sólo se enviará información relacionada con este blog

  1. El concepto de political machine que el periodista Huckabee menciona en el video ya ha sido introducido en este blog aunque sólo bastante de pasada. Habrá que esperar  a mi segunda entrega de la “Antología de golpes y pucherazos Made in USA” para ampliar la cuestión y ver con todo detalle la importancia que estas organizaciones delincuenciales locales han tenido en la vida política americana, generalmente sólo en ámbito local pero a veces –como en el caso de Truman– hasta han legado a influir en la elección de un Presidente.
  2. “The Manchurian Candidate”  es una película de los años sesenta basada en un thriller político anterior. En ella aparece un candidato con el cerebro lavado que no sabe que él va a ser el artífice principal de un magnicidio. La película pasó sin pena ni gloria pero el título no. Y así se ha hablado con frecuencia de Manchurian candidate cuando el candidato es un hombre de paja tan manipulable, tan zombi que es totalmente inconsciente del papel que tiene asignado cuyas consecuencias, incluso para él mismo, pueden ser terribles.
  3. No así en la tradición anglosajona que prima la persuasión sobre el elemento probatorio. ¿Sorprendido? Pues así es, aunque mucho me temo que en algunos de nuestros países (sobre todo en Méjico, según me cuentan, la influencia del derecho anglosajón está haciendo que se esté empezando a perder parte de nuestra raíz jurídica más honda.