Miscelánea y presentación de los “Partes de Guerra”

Parte de Guerra 1 • 2 dic 2020

Queridos amigos:

En casa1 me han persuadido para que salga más a menudo de mi torre de marfil e  inicie una serie distinta de entradas orientadas sobre todo a informar de lo que va pasando en EEUU pues –parece ser– que, a pesar de los enlaces que proporcioné en la entrada de la Breve Guía Parte III, mucha gente encuentra aún muy difícil orientarse entre tanta información contradictoria y manipulada.

Y como creo que lo que está pasando no cabe sino calificar de auténtica guerra2, verdadera gigantomaquia entre los poderes del mundo que se están disputando la supremacía del planeta en las próximas décadas, he decidido llamar a esta sección “Partes de Guerra”.

Para agilizar el proceso y no volver a recaer en largas reflexiones, también en casa se me ha sugerido que esos partes sean verbales. Así que he habilitado un sistema de mini-podcast que introducirán brevemente el tema y después colocaré el material sin más, esperando que sean lo suficientemente expresivos por sí mismos. Los mini-podcast serán apenas de minuto o minuto y medio porque ese es más o menos el límite que permite el servidor donde tengo alojado el blog así que habrá que hacer un gran ejercicio de síntesis.

Espero que funcione pero me temo que sólo podrán sacar verdadero provecho aquellos que tengan un buen nivel de inglés en la habilidad de escucha (listening) pues el material más interesante se encuentra siempre en locución antes que en escritura. No obstante, animo desde aquí a hacer un esfuerzo y escuchar con toda atención y no bloquearse de antemano en que “no se entiende”. Una buena ayuda puede ser la función de subtítulos (siempre en inglés; nunca en español si lo que quiere es aprender) que se encuentra disponible en muchos videos3.

En otro orden de cosas, quisiera aprovechar para mencionar que –como muchos de ustedes ya se habrán dado cuenta– he introducido conexión a las redes sociales en todas las páginas del blog. No es que haya abierto cuentas en redes sociales sino que lo que hago es facilitar que ustedes promuevan el blog a través de sus propias cuentas. Si ustedes se avienen a ello el sistema puede funcionar muy bien porque así el blog, al no depender de sus propias cuentas en redes, quedará a salvo de la censura de estos medios y la promoción se llevará a cabo.

Tocando el tema de las redes quiero dejar claro que el motivo principal por el que yo estoy fuera de ellas no es tanto por evitar la censura como por carecer de la personalidad apropiada para responder a tiempo a cada una de las demandas que exige. ¡Me ocurre ya un poco con los comentarios al blog a los que sólo contesto cuando no estoy concentrado en otras cosas!

Saludos, VM

PD No es que este sistema de partes de guerra vaya a sustituir al resto de las entradas sino que es un planteamiento a fortiori, a mayor abundamiento o –como se dice en Cataluña– un “más a más” sobre lo que ya hay.

PD 2.- Por si alguno tiene curiosidad sobre la procedencia de esta sintonía radiofónica, ahí va una pequeña explicación sobre ella. Desde la fundación de Radio Nacional de España en 1937, los espacios de noticias se ofrecían puntualmente a la hora en punto en todo el territorio nacional, excepto el de las doce del mediodía que era precedido por el rezo del Ángelus.  Los espacios de noticias eran conocidos como “diarios hablados”, aunque popularmente se les denominaba “El Parte”, y empezaban con un cornetín que llamaba la atención a los oyentes, seguido de la sintonía que es una adaptación de la “Generala”y que fue variando con los años en múltiples versiones hasta los años 80 aunque no me consta la fecha exacta de su finalización. Cada diario hablado terminaba con otra llamada militar, la citación de “Gloriosos caídos por Dios y por España. ¡Presentes!” y, por último, el Himno Nacional. Por cierto, la Generala no se refiere, como mucha gente cree, a la zarzuela de Amadeo Vives del mismo nombre sino a un toque militar que data de la época de Carlos III (aparece en las ordenanzas militares de 1769) y que, en consecuencia, es contemporáneo del himno nacional de España. Yo lo he escogido para esta presentación no sólo por esta deliciosa historia de continuidad en las tradiciones sino porque me parece que, en sí mismo, este toque militar es de un gran nivel compositivo (es una pena que su autor, hasta donde yo sé, permanezca anónimo aunque su descubrimiento y adaptación se deben al musicólogo jesuita Nemesio Otaño cuyos herederos –la Compañía de Jesús– ganaron un pleito multimillonario a la SGAE en 1999 por no haberles devengado durante décadas los derechos de utilización de dicha sintonía que ellos sí habían cobrado).

Suscripción para recibir avisos

Sólo se enviará información relacionada con este blog

  1. Vamos, mi mujer.
  2. O, si se prefiere, una lucha entre dos pesos pesados del máximo calibre donde en un extremo del cuadrilátero se hallan los mundialistas-artificialistas-utopistas y en la esquina opuesta los naturales del “ámbito no marcado” que somos todos los demás y que nos distinguimos de los primeros por no querer implantar un esquema global previo al resto de la humanidad como si fuera un capuchón (cosa por lo demás imposible) sino que lo que queremos es cambiar las cosas del mundo de la única forma que le es dada al ser humano, que es sólo en la medida en que van surgiendo los problemas hic et nunc y operando según criterios de oportunidad y prudencia. Es preciso dejar claro que ésta no es una opción moral, sino que es –simplemente– la única opción posible y la opción que, velis nolis, termina adoptando todo quisque aunque sea después de la más destructora y enconada guerra ya que al ser humano no le es posible entenderse de otro modo más que contemporizando en cada momento con sus semejantes y con lo que hay, o sea, como he dicho antes, con criterios de oportunidad y prudencia en el hic et nunc del aquí y ahora.
  3. Cuando use los subtítulos tenga en cuenta que las transcripciones las realiza una máquina (un algoritmo) y, como consecuencia, hay muchos fallos en la ortografía y hasta en el sentido sobre todo en lo que se refiere a nombres propios. Con todo y confeso, creo que pueden ser de gran ayuda.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

1 comentario

  1. Carlos Alonso

    Muchas gracias por su esfuerzo Don Vicente.
    Con gran expectación seguiremos cada parte de aquí en adelante. La entradilla musical y su intrahistoria me ha gustado mucho.
    Abrazo.

Deja una respuesta

Blog Lo Político