¿Lo del día 6, análogo a la quema del Reichstag en 1933? : “El congreso golpista quiere hacer pasar por terrorismo lo que es disidencia”

Parte de Guerra 19 • 9 enero 2021 •

Esto pinta cada vez peor.

Da la impresión de que los golpistas están aterrados con la respuesta popular que su felonía puede provocar en el probo pueblo americano, así que se están moviendo rápidamente para trocar en dictadura parlamentaria lo que habitualmente es mero despotismo.

Ahora han salido con la propuesta de una ley para calificar como hechos terroristas las protestas de la disidencia pro Trump.

Resulta que el senador Dick Durbin de Illinois ha propuesto reintroducir la infame ley antiterrorista “Domestic Terrorism Prevention Act” que ya se intentó pasar en otoño pensando en agresiones exteriores y que no pasó el filtro del Senado, entonces de mayoría republicana.

Esta ley permitiría un control mayor de las, en principio, agencias independientes del FBI y del Departamento de Homeland Security (que es una especie de super-policía federal específicamente diseñada en 2003 para la represión del “terrorismo interno” consecuencia de los ataques del 9/11). Con esta nueva ley ambas estarían bajo control directo del Departamento de Justicia o DOJ que es el equivalente a nuestro Ministerio de Justicia.

Si esta ley sale adelante los partidarios de Trump entrarían en esta categoría y, en consecuencia, estarían sujetos a sus lindezas. Cabe preguntarse, por ejemplo: ¿Habría un Guantánamo para Trump y sus secuaces?

Bueno, tal parece que sí, por lo menos eso es lo que opina esta congresista por Michigan. Argumenta que ahora el terrorismo exterior pasa a un segundo plano y que el verdadero peligro viene de dentro, de los partidarios de Trump que el otro día protagonizaron el asalto al congreso.

 

Otros observadores han puesto de manifiesto según este periódico digital que la invasión del Capitolio el pasado día 6 sólo es comparable a la quema del Reichstag el 27 de febrero de1933 cuando el fuego se le atribuyó a un militante comunista holandés y dio pie a que, apenas unas pocas semanas después de la toma del poder por parte de Hitler, se arbitraran medidas excepcionales suprimiendo el derecho de reunión y asociación y llevando a cabo detenciones masivas.

¿Qué es lo que yo creo?

Pues que, evidentemente, estamos en presencia de hechos cortados por el mismo patrón y que, qué duda cabe, el incendio del Reichstag famoso coincide plenamente con lo que sucedió el otro día en el Capitolio:

Ambos son operaciones de falsa bandera1  llevadas a cabo por partidarios de un estado totalitario para estrechar su zarpa de hierro sobre la población. La única diferencia es que Hitler ganó limpiamente las elecciones y estos “demócratas” han llegado mediante el más clamoroso de los pucherazos de que se tiene noticia y que quedará en los anales como el mayor y más descarado golpe de estado por manipulación electoral perpetrado hasta este momento de la historia de Occidente según reconoció el propio Biden

POR FAVOR NO SE OLVIDEN DE DAR A CONOCER EL BLOG

♦♦♦

Suscripción para recibir avisos

Sólo se enviará información relacionada con este blog

  1. Véase Benjamin Carter Hett, Burning the Reichstag. An Investigation into the Third Reich’s Enduring Mystery. Oxford University Press, 2014. Este libro, como todos los demás que he mencionado en mis entradas, estará disponible en breve para descarga de los usuarios registrados de este blog.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

6 comentarios

  1. Luis López-Cózar

    Vicente, Lo del 6 me recuerda al 11-M, a quién benefició?

  2. Vicente Miró

    ¡Qué razón tienes, querido Luis!

    Al final, para una caracterización apropiada de la forma política actualmente imperante en Occidente y a la que convencionalmente se la denomina “democracia” sin serlo, habría que incluir no sólo los elementos institucionales habituales (parlamentos, cámaras, constitución, elecciones, etc.) sino el hecho periódico del reseteo mediante “un hecho luctuoso” tipo el 9/11 o el 11-M. No en balde ahora, el próximo que nos toca, lo quieren institucionalizar como Great Reset.

    Habría que pedirle a don Dalmacio que incluyera esta “actualización” en la nueva edición de su ya clásico “Historia de las formas del estado”.

    Un abrazo, Luis y gracias por el comentario, Vnte

    PD Por cierto, recomiendo a todos el libro de Luis sobre la reflexión sobre teoría política que se dio en época de Franco: “Hacer nuevas todas las cosas. Los principios cristianos del orden social, economico y politico” cuyos detalles se pueden encontrar en esta web UnhombreUnamision.org

  3. Sergio Brosa

    Buenos días, Vicente,
    Efectivamente todo apunta a que se acercan tiempos duros; despotismo disfrazado con piel de democracia. Lo peor es que se sigue oficialmente en todas partes. Hasta comentaristas políticos de prestigio han dado pábulo al asalto al Congreso por los partidarios de Trump. El pensamiento único es ya lo que impera.
    Mejor nos coja confesados.
    Un cordial saludo!!

  4. Ana Peña

    Este último mes hemos sido testigos de un gran espectáculo al más puro estilo circense.

    Creo que hemos asistido “al mayor espectáculo del mundo”, donde cada personaje ha hecho su papel de manera magistral y si me lo permite, voy a hacer un símil en clave de circo de lo que me puede haber ocurrido.

    Nos encontramos con el trapecista que es el señor Trump, lanzándose en tropel y deslizándose haciendo la triple pirueta mortal hasta alcanzar la sujeción al otro lado.

    Abajo se encuentra el señor Giuliani sujetando con firmeza la red por lo que pudiera ocurrir.

    Más abajo la señora Powell hace alarde del dominio que ejerce sobre los elefantes, los cuadrúpedos más grandes del mundo.
    Vemos a continuación al señor Spence, capaz de domar fieras salvajes y hacer que coman de su mano.

    No olvidemos al hombre bala, el señor Flynn que se lanza al vacío sin apenas pensar en el peligro. Y muchos más personajes que hacen ruido, como también la orquesta que nos mantiene en suspense y al final con su redoble de tambores y platillos nos alerta que el número va a finalizar de forma apoteósica.

    Los payasos en este circo se han asociado con los del circo de al lado y ciertamente han hecho un gran papel.

    A mi entender, el señor Trump sabía exactamente lo que iba a ocurrir en estas elecciones y simplemente dejo que pasara para que todos y cada uno de los actores tuvieran que retratarse y exponerse a la mirada del mundo.

    No estoy segura que al presidente le interese en este momento una reelección que como hemos visto a lo largo de su mandato lo mantiene con las manos atadas, sin posibilidad de una auténtica acción que involucre no solo a su país, sino probablemente al mundo entero, que ha estado pendiente de todos los acontecimientos y además se ha percatado de la poca fiabilidad de los medios de comunicación convencionales.

    El señor Trump puede permitirse eso y mucho mas, ahora conoce los puntos débiles de sus adversarios y puede acometer su empresa desde la comodidad de su imperio financiero, con todas las ventajas.

    Anímense señores, todo hace pensar que no ha terminado, comienza otra fase.

    ¿Les parece descabellado?

    • Vicente Miró

      Magnífico comentario, Ana, cuyo texto me he permitido editar introduciendo una línea de más en cada punto y aparte para facilitar la legibilidad por pantalla.

      Este, y otros tantos comentarios más, también de muy alto nivel, merecen comentario por mi parte pero por ahora no doy abasto ya que no sólo estoy informándome y preparando nuevas entradas sino que también estoy organizando novedades –tanto técnicas como de contenido– que me exigen mucho tiempo.

      Espero, no obstante, responder a algunas de las interesantísimas cuestiones planteadas en los últimos días en los comentarios.

      Con mis disculpas a aquellos a los que no haya respondido todavía, asegurándoles que no es por ignorarles, hasta pronto, VM

    • Jesus Valcarcel

      Excelente exposición Doña Ana, denota un salto evolutivo en el enfoque de los hechos.
      También la de D. Vicente, la valoro en segundo lugar por aquello de que las damas van primero, lo cortés no quita lo valiente. D. Vicente nos hace comprender que la historia se repite… ¿tal vez por los mismos?
      Aporto unos datos que leí hace más de 10 años, el simil propuesto por Dña. Ana del circo al que asistimos como expectadores activos o pasivos, es el enfoque adecuado. La compra por parte del ejercito USA de 800.000 ataudes de plastico, más la construcción de campos de concentración para albergar a 2 millones de personas. No puedo buscar las fuentes en este momento.
      Permitanme que siga cabilando en como se pueden salvar vidas humanas.
      Hasta el último minuto creí que Donald Trump estaba haciendo lo indecible por evitar una guerra civil.
      Pero me parece que como Antony Hockins, en el papel de John Quincy Adams en la pelicula de Spielberg “Amistad”. Cuando se esperaba que defendiera al stablishment, dijo aquello de; “Defendamos la verdad y la justicia, aunque desencadene una guerra civil”, (más o menos así es la frase).
      Prefiero que me califiquen de loco o de charlatán, antes que de tonto.

Deja una respuesta

Blog Lo Político