En la toma de posesión del usurpador: “De un lado iniquidad, oprobio, desprecio y estulticia; de otro, dignidad y sentido común. Elija usted”

Parte de Guerra 20 • 20 enero 2021 •

Hoy, día 20 de enero coincidiendo con el número 20 doy por finalizada la sección o el cuaderno de Partes de Guerra puesto que, con la entronización del usurpador ha de darse por terminada esta fase de la lucha.

Aunque esto no supone, ni mucho menos, la renuncia a desbancar a estas camarillas criminales que se han encaramado al poder en todo Occidente mediante el artificio de la forma política contemporánea.

Este blog cierra así una etapa para abrir otra.

Lo inauguré el día 27 de octubre de 2020, apenas siete días antes del fatídico día 3 de noviembre día de las elecciones presidenciales en EEUU y día que permanecerá en los anales como día de oprobio e iniquidad.

La iniquidad de haber visto conculcada la voluntad de un pueblo de manera tan flagrante y descarada, pervirtiendo todos y cada uno de los legítimos procedimientos de transmisión de poder establecidos por la ley, la costumbre y el sentido común.

El oprobio que cae no sólo sobre la cabeza de aquellos desgraciados artífices directos de la felonía perpetrada en EEUU sino sobre todos aquellos, en cualesquiera otros rincones del planeta, que teniendo capacidad y posición para alzar su voz contra esta mayúscula injusticia no lo han hecho.

Y para algunos, que no sólo no lo han hecho –no se han alzado contra la injusticia– sino que la han condonado, caiga además sobre ellos el desprecio.

El desprecio, la falta de aprecio y la desafección por no haber sido capaces de mantener alta la virtud de luchar contra el mal objetivo, meridiano y rampante. Y en particular, caiga éste sobre la jerarquía de la iglesia –que no sobre la iglesia1 misma– por haberse entregado a la molicie, a la pereza y a la falta de rigor, por haber roto con su tradición de defensa de la verdad hasta el martirio y por haber dejado de ser la verdadera élite de Occidente, la auténtica aristocracia del espíritu que en su día infundió de alma y ser a nuestra civilización.

Pero esto no es todo, el día 3 de noviembre de 2020 será también recordado por la puesta de largo de una nueva variedad de estulticia, de estupidez mayúscula y masiva que se ha dado entre supuestos defensores de Trump y de lo que éste representa.

La estulticia de todos aquellos que han querido atribuir poderes especiales, poderes mágicos a Trump y a dotar a sus seguidores y partidarios en el ejército o el resto de las Fuerzas Armadas de una supuesta “organización en la sombra” (una especie de deep deep state o deeper state) capaz de solucionarlo todo en el último momento –incluso hoy mismo ante las cámaras y los ojos de medio mundo en el acto de toma de posesión del usurpador.

Es esta una variedad reduplicativamente estulta de estulticia; es decir es doblemente estúpida. Estúpida por falsa y estúpida por socavar la posición que pretende defender.

Y, si cabe, es aún estúpida por un tercer concepto y es por hacernos perder a todos mucho el tiempo analizando sus tonterías y –en algunos casos, entre los que yo NO me cuento– en entablar debate para hacer ver la estupidez de sus planteamientos.

Así que, ya lo sabes, Pilar2; deja de decir tonterías en foros privados abusando de la amabilidad y condescendencia del maestro. Olvida la cuestión, pasa a otra cosa y todos haremos como que esas descabelladas teorías auténticamente conspiranoicas, impropias del ámbito disciplinar de nuestro seminario, no han sido jamás proferidas.

Y esto sirve para todos los demás que, como Pilar, hayan caído en alguna medida en la desinformación del hiper-conspiracionismo. No seáis ingenuos y no caigáis en las trampas que tienden las cloacas (deep state). Sabed que el mismo término “conspiration theory” fue acuñado por la CIA para desacreditar las muy ajustadas suposiciones de connivencia de los poderes del estado en el asesinato de Kennedy3.

Asimismo, tomad buena nota de que el otro término de descalificación que igualmente hace furor estos días, el palabro negacionismo, también tiene un origen “de laboratorio”, esta vez en una asociación para la defensa de determinada etnia perjudicada en la segunda guerra mundial que es mejor no mentar en lo bueno ni en lo malo so pena de caer en alguna clasificación de uno u otro signo. Pero aquí la cuestión es que el término ha tenido una gran carrera ya que se está aplicando con mucho éxito a los que objetan sobre el cambio climático y, más recientemente, a los que oponen dudas frente al rumbo que están llevando las medidas para contrarrestar los efectos del virus chino.

Pues bien; a todos ellos que no hayan tenido la paciencia de investigar sin endosar esas teorías4, y en algún momento hayan sido asequibles a su engaño, les recomiendo lo mismo que a Pilar; pasen página y no se atormenten pero tengan ustedes muy en cuenta la lección aprendida para el futuro.

Tomen ejemplo, en todo caso de Alex Jones, sí; de aquel chalao medio paleto redneck5 cuyo programa de radio e Internet Infowars tuvo un gran papel en la elección de Trump en 2016 y que, ahora, cuatro años después, tenía yo medio olvidado en función de la gran profusión de otras voces más cualificadas y formadas.

Pero hete aquí que ha sido justamente Alex Jones el que ha vuelto a tomar para mi una gran relevancia para atajar como nadie con este tipo de enloquecidas teorías.

Véase si no en este video (y lleve cuidado por si no coge bien que la primera parte es una sátira como el mismo video advierte).

El sentido común del que este tipo Alex Jones hace gala desarticula cualquier posible objeción a sus, ciertamente, inelegantes e indiscutibles –dijéramos– agropecuarias maneras. Se le puede perdonar y se le perdona ya que, no se olvide, el sentido común es la primera categoría política, cuyo insoslayable lugar central he aprendido del maestro don Dalmacio.

No me resisto a dejar de citar el expresivo y compacto párrafo en el que en “El Mito del Hombre Nuevo”, don Dalmacio relata la pequeña ordalía a la que la forma política contemporánea subyuga primero y sustituye después al sentido común:

“…sometiéndolo primero a las ideologías totalitarias y sustituyéndolo luego por el consenso artificial, político, típico de la mentalidad totalitaria: la corrección política, fruto de la politización, no se limita al orden político sino que abarca el orden social entero.”6

Es decir, el sentido común7 es el avituallamiento básico para ejercer la política tal y como aquí se ha definido, como la inerradicable necesidad de restitución del equilibrio perdido por desavenencia.

Pues, ¿cómo si no siquiera iniciar un camino de restitución careciendo de sentido común? ¿Cómo si no siquiera intentar ver el problema y mediar entre las partes?

Retomemos, pues, esta nueva etapa que se abre hoy, día de la toma de posesión del usurpador con mucho sentido común y con la dignidad de un Trump que –como Alex Jones– tampoco se ha distinguido habitualmente por maneras y formas particularmente estilizadas pero que, al final, está teniendo con su no comparecencia a la ceremonia de entronización del usurpador un comportamiento más digno, fino y aristocrático que cualquiera de los que le han criticado, zarandeado, zancadilleado y traicionado en estos últimos cuatro años y hasta el último momento.

Y es que la virtud y la verdad hacen aflorar lo mejor, en este caso dignidad y sentido común, patentes ambos en hombres del pueblo.

A sensu contrario, el envilecimiento moral del tramposo o las ínfulas de sabiduría del iluso sacan lo peor de uno: iniquidad, oprobio, desprecio y estulticia.

Es el momento de elegir –el análisis, la “ciencia”, vendrá después– pero es preciso darse cuenta ahora (antes de entrar en el fondo de lo que ha sucedido y puede suceder) de que no es posible sacar nada bueno sin un acto previo de posicionamiento ético al que nada ni nadie le puede obligar ni convencer.

Sólo una apertura sincera a la realidad,8 cosa que está al alcance de cualquiera por mera aprehensión atenta de lo que hay, puede poner en marcha la rueda de molino que accione todo lo demás.

Elija usted; yo ya lo he hecho.

Suscripción para recibir avisos

Sólo se enviará información relacionada con este blog

  1. Como ya he mencionado en otra entrada, el clamoroso declive de las más altas jerarquías de la iglesia católica no es nuevo en la historia y no empece la supervivencia de la iglesia hasta el final de los tiempos. Los casos de abyecta traición e incluso de herejía se han extendido a veces a lo largo de períodos muy largos de tiempo, algunos con singulares concomitancias con el momento actual como probablemente tenga ocasión de explicar en alguna entrada futura si se da el caso.
  2. Menciono aquí sin identificarla al mundo entero, sino sólo para aquellos que han sido recipiendarios de sus correos, a una persona que ha estado exponiendo las más descabelladas teorías sobre la prevalencia de Trump en base a inverosímiles planes de re-contra-espionaje y re-contra-reacción tan absurdas que no merece la pena exponer ni debatir.
  3. Con ocasión de la inauguración de una nueva sección del blog para descarga libre de libros de mi biblioteca, incluiré uno de los libros de reciente aparición sobre la cuestión.
  4. No se pueden hacer ustedes una idea del tiempo que yo he perdido con esto; por ejemplo, investigando investigando la llamada Q-Anon.
  5. La palabra redneck es un término cuyo origen ofensivo en el siglo XIX se ha diluido mucho a pesar de su revitalización en los años 1970 cuando experimentó un notable auge para describir el tejido sociológico conservador del sur de EEUU que la película Easy Rider critica. Se usa para referirse a la persona de raza blanca y clase trabajadora del sur de Estados Unidos con fuertes convicciones religiosas (generalmente evangélicas) y con tendencia al conservadurismo político. En ese sentido se opone al término white trash que denota la poca cultura y nivel económico de una franja de la población blanca estadounidense en todo su territorio pero, al contrario del redneck, de poca o nula moralidad y costumbres depravadas.
  6. Página 226 de Dalmacio Negro, El Mito del Hombre Nuevo, Encuentro, Madrid, 2009, 437 pp. ISBN 978-84-7490-961-6.
  7. Entendido éste en el más común de los sentidos y no en el sentido filosófico de aquellos ingleses del XVIII que pretendieron montar una metafísica sobre la idea de sentido común, idea que posteriormente sirviera de piedra fundacional a la filosofía analítica.
  8. La apertura a la realidad es un concepto de Julián Marías, filósofo español de la Escuela de Madrid y alumno directo de Ortega que fue injustamente menospreciado por ejercer un gran predicamento sobre las señoronas que en Madrid todavía en la década de los 1990 acudían a sus conferencias engalanadas con armiños y garras de zorro. En aquella época yo –que tenía pinta de “yuppy” aunque no lo era– estaba siempre en primera fila desentonando conscientemente y aprendiendo muchísimo de este nada desdeñable filósofo pero sobre todo entrañable, asequible y modesto ser humano, cualidades todas ellas  que –¡válgame Dios!– no se han transmitido al más famoso de sus hijos.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

7 comentarios

  1. Daniel R. Cardoso

    Creo que le falta una clase de estulticia: la de los analistas, conservadores y politólogos conservadores que ahora le dan las espalda.
    Lo justifican o por unos alborotos en el Capitolio, poniendo mohín versallesco en sus caras: !han profanado el sanctasantorum de la Democracia¡. Que el Senado traicionase al pueblo leguyescamente es más aceptable (recuerdan a la obra de Quincey “El asesinato considerado como una de las bellas artes”:

    “Uno empieza por permitirse un asesinato, pronto no le dará importancia al robar, del robo pasa a la bebida y a la inobservancia del día del día del Señor, y se acaba por faltar a la buena educación y por dejar las cosas para el día siguiente.”)

    o por “haberse dejado” vencer por Frauden el Usurpador como si Trump tuviera plenos poderes legales dictatoriales para ello.
    Pero lo peor es el desagradecimiento. Le despiden como se despidiera a un lacayo innecesario. Dicen que apenas ha hecho lo que prometió pero babearían si en España un partido hubiere hecho la centésima parte.
    Hay una anécdota conmovedora del Conde-Duque, figura que hay que empezar a reivindicar por cierto. Ya caído y desterrado en Toro, se le presentó una comisión de la Universidad de Salamanca. Venían a testimoniarle como antiguo discípulo y rector su afecto y su estima en la hora de la desgracia. Fue el 9 de julio de 1643. Sigamos tal noble ejemplo.

    • Vicente Miró

      A Trump hay que testimoniarle siempre, por supuesto. Lo que ha hecho es una gran proeza or mucho que, como dice Alex Jones en el video no sea perfecto y, de hecho, yo creo que se ha equivocado en esta última etapa desde el día 3 de noviembre en no ejercer todo su poder.

      En cuanto a la variedad de estulticia, por supuesto. No pretendía hacer una taxonomía exhaustiva lo cual debe de ser muy difícil ya que, como todo el mundo sabe, escrito está (en el Eclesiastés de la traducción de San Jerónimo) que ‘Stultorum infinitus est numerus’.

  2. Ángel Beleña

    Muchas gracias Vicente por el tiempo invertido en este blog. He aprendido mucho con tus explicaciones y comentarios.
    A pesar de que tus conocimientos sobre estos temas sobrepasan los míos con creces (es un insulto la mera comparación), durante todo este tiempo desde noviembre, yo siempre he sido un poco más pesimista, he tenido la sensación de que -tanto tú, como no digamos ya esos hiperconspiranoicos a los que te refieres en esta entrada- infravalorabais el poder del Mal.
    Pero bueno, como tú mismo apuntas, se ha perdido la batalla, pero la guerra no ha terminado… aunque la guerra, digamos intrahistórica, me temo que también esté perdida (la metahistórica está ganada de antemano, nos hicieron “spoiler” en la Revelación, valga la redundancia, je). Me conformo con minimizar las pérdidas.
    No pienses que soy un conformista quietista. Para nada. Uno de mis lemas favoritos es la canción del guerrero swahili que aparece al comienzo de la película “Lorenzo’s oil”: “El sentido de la vida estriba sólo en la lucha. El triunfo o la derrota están en manos de los dioses. Así pues, ¡Celebremos la lucha!”
    Un abrazo.

  3. Vicente Miró

    Hola Angel, y gracias por tu comentario.

    Me estoy quedando impresionado de la cantidad de gente que se define como “pesimista” en España.

    Urge una clarificación sobre el tema, que ya prometí en su día, lo sé pero que en algún momento cumpliré.

    Un abrazo, Angel.
    VM

  4. Sergio Brosa

    Estimado Vicente,
    Es verdaderamente descorazonador ver en lo que se ha convertido la supuesta democracia de Occidente por excelencia. Y perpetrada por los propios que a sí mismos se llaman demócratas. No es extraño que la gente crea que los republicanos no son demócratas.
    Vergüenza ajena produce ver al payaso usurpador decir que finalmente se ha impuesto la democracia. Cinismo como poco es lo que predica.
    Solo queda ver la evolución de los índices bursátiles que Trump puso en órbita con su acertada política económica, de la que sólo muchos han caído en sus modales a menudo lenguaraces e histriónicos, pero certeros como los dardos del más avezado lanzador de flechas.

  5. Arturo Puga

    El despotismo ilustrado se lo pagaba la monarquía, el despotismo del nuevo orden de los los Bill Gates, los Soros y los jerifaltes de la UE y se lo pagamos con consumo y con los impuestos asfixiantes. pero por suerte para la diversidad, sigue habiendo estados patriarcales y teocraticos que nos devolveran al califato de Europa con la nueva invasion pateril o nos metera en una guerra de reconquista pagando a panchitos mercenarios, porque la juventud europeas colocadisima de porros, popers y de colgar selfies en las redes, no están para otra cosa que no sea lo alternativo lo inclusivo el cambio climático sin agujero etc etc etc. y toda la paparrucha del nuevo orden mesiánico de los memos que creyeron en las primaveras post saría.
    La enciclopedia parió la revolución industrial, pero todas las bellezas filosóficas de la ilustración no pasaron de la abolición de los mercados de negros y asiáticos exclavos, y la democracia exclava de la encuesta, como aclaró Borges, porque para toda la especie humana, lo que más le ha importado desde ssu inicio ha sido la familia, pero en esta nueva era con la magia del bimilenarismo, el derecho al aborto y la eutanasia, el estado democrático y social, sustentado por la economía de mercado, es el que ha asumido los derechos y las obligaciones de una paternidad general, que hasta ahora, en nuestra sociedad desarrollada, habia estado ocupando nuestra mente y nuestro corazón siendo una fuente de valores, desde que dejamos de ser un mono.

  6. Arturo Puga

    QUI PRODEST???

    Que a un presidente USA, país que no tiene castillos, y que junto a su bandera el himno y el obelisco forma parte del universo simbolico de las mentes de todos los americanos, haya sido ninguneado por los medios y las redes NOM que por lo visto son todos y todas, es una anomalía histórica de tal calado, que representa el más eficaz anticipo, del mismo hecho del asalto a la soberanía del pueblo americano, que se perpetró con la entrada permitida al Capitolio de la mascarada activista, y constituye un auténtico magnicidio mediático de la autoridad suprema de esa nación, por más que el revanchismo o las inquinas progres lo sepan soslayar.

Deja una respuesta

Blog Lo Político