El emperador, desnudo de cara al día 6, se prepara para el “acto de fuerza final” que le dé la victoria

Parte de Guerra 13 • 31 dic 2020

En mi entrada del 23 de diciembre titulada “Incierto camino hacia una segura victoria” lancé la hipótesis de que Trump, después de no haber podido “desenfundar”1 habría decidido renunciar a asumir poderes especiales y estaría por entregarse al camino incierto que la calamitosa constitución americana2 y el defectivo estado3 de ella emanado marcan de ahora en adelante, apoyándose sólo en el elemento humano y dando a éste por seguro ya que los que tienen la última palabra a partir de ahora son todos republicanos.

A estos republicanos (los integrantes de las cámaras legislativas locales, del Congreso y del Senado) es a quienes me refería implícitamente cuando, en el punto cuarto de otra entrada mía bastante anterior (del 12 de noviembre) titulada “Trump logrará lo impensable: superar el pucherazo y conservar la Casa Blanca“, yo argumentaba que Trump ganaría el envite merced a cuatro factores:

    1. Apoyo de la plana mayor del Partido Republicano.
    2. Conocimiento de las singularidades de la constitución americana.
    3. Apoyo popular masivo.
    4. Activación del mayor activo o posesión del pueblo americano: su libertad política.

No me negarán que los tres primeros puntos de esta enumeración no han sido colmados con creces:

En cuanto al primero, ahí tienen ustedes que Ted Cruz, Marco Rubio, Rand Paul y un largo etcétera de los más conocidos líderes republicanos se han sumado a Trump con la notable excepción de McConnell, el jefe del grupo republicano en el Senado (casado con una china).

El segundo punto, el funcionamiento de la constitución americana en cuanto a la elección del Presidente, en aquellos días de noviembre era un auténtico arcano para TODOS EN TODO EL MUNDO, incluidos periodistas, abogados e historiadores. Ese es el motivo por el que mi entrada del día 12 de noviembre donde se explica dicho mecanismo se convirtiera en viral en España y ¡hasta en EEUU! Por eso, porque casi nadie dominaba su funcionamiento, la información de que Trump disponía a través de sus asesores, supongo, era clave para diseñar un plan de contraataque del golpe.

El tercer punto tampoco tiene vuelta de hoja. El apoyo espontáneo y genuino del que Trump goza (no inducido ni impostado como en la izquierda) no ha hecho más que acrecentarse desde el golpe. Ahora no sólo recibe apoyo de su propio electorado sino que un importante número de los que votaron demócrata creen que las elecciones han sido amañadas (rigged) y abogan por la limpieza del sistema como garantía del futuro político del país.

Pero he aquí que del cuarto punto no cabe decir lo mismo que de los tres anteriores puesto que, en efecto, de lo que han hecho gala hasta ahora estos republicanos no es de libertad política sino de cobardía, de traición y hasta de prevaricación.

¿Qué cabe esperar, pues, de estos republicanos a partir de ahora y, sobre todo, qué cabe esperar de ellos el decisivo día de la cita con el destino, el próximo día 6 de enero?4

En esta entrada voy a dar respuesta a esta pregunta. Pero antes veamos, a modo de repaso, cuál ha sido el comportamiento de estos republicanos en una especie de resumen del estado de la cuestión:

  • A pesar de tener completa soberanía sobre la asignación de votos electorales,  ninguno de los siete estados con doble certificación de Compromisarios ha convocado asambleas plenarias de sus cámaras legislativas (legislatures) para la descertificación de los votos fraudulentos entregados a Biden por las utoridades administrativas de los estados (los gobernadores) y la emisión de nuevas certificaciones de votos electorales a favor del legítimo vencedor de los comicios, Donald Trump.
  • La estrategia del equipo jurídico de Trump encabezado por Giuliani ha consistido en instar a los tribunales a fallar mostrando irregularidades en los procesos electorales a fin de “incentivar”5 a las cámaras a reunirse y volver a certificar sus votos electorales. Esta estrategia ha fracasado porque ninguna de las (aproximadamente) 50 demandas interpuestas ha sido admitida a trámite alegándose, en todas ellas hasta yo he podido averiguar, la improcedencia de la actuación demandante ya que en el defectivo sistema judicial anglosajón las demandas contra la administración pública se tratan como demandas entre particulares6.
  • La estrategia del otro puntal jurídico de la campaña de Trump, Sidney Powell, ha diferido un tanto de la de Giuliani en tanto en cuanto ella sí ha decidido emprender acciones penales contra personas particulares que han cometido delitos electorales. Estos casos pueden ascender a cientos e incluso miles si se confirma que Trump la ha nombrado fiscal especial (special counsel) cosa que ella ha anunciado pero que la Casa Blanca no ha confirmado. Estos posibles miles de casos, que Powell estaría instruyendo a partir de ahora independientemente de quién ocupe la Casa Blanca, tardarían meses o incluso años en sustanciarse, –motivo por el cual Giuliani no puso proa a ellos– pero demostrarían judicialmente el pucherazo que se ha dado en estas elecciones7.
  • Algunos republicanos han sobrepasado la barrera de la mera cobardía para entrar en una traición rayana a la prevaricación, como los de la comisión electoral del condado de Maricopa en Arizona, negándose a ejecutar la orden de recuento de su legislature a quien se deben orgánicamente. Otros, como el gobernador y el secretario de estado de Georgia han incurrido en prevaricación fragante al cambiar las disposiciones electorales sin tener atribuciones para ello, en la que los tribunales no quieren entrar porque consideran que es asunto de las cámaras legisladoras (como vemos otro caso de “estado defectivo” en el que la ley no llega a todos los rincones).
  • El último punto de este resumen lo voy a centrar en un republicano, sí, pero en un republicano muy especial que no es otro sino el Vicepresidente Pence. Y lo voy a centrar en él ya que ha podido tener también él una debilidad de cobardía o puede incluso haber incurrido de plano en ella, según se mire. Esta es la historia:
    • El día 23 estaba marcado como el día en el que, según algunos intérpretes de la constitución y las leyes americanas, Pence, en calidad de Presidente del Senado –cargo que le corresponde en virtud de ser el Vicepresidente de la Unión– podía devolver a cada cámara legislativa de los estados disputados, la lista de los Compromisarios certificados por las autoridades administrativas aduciendo dudas sobre la legitimidad de las elecciones. En ese caso habría obligado a reunirse a las cámaras de cada estado donde él hubiera enviado de vuelta la lista y esos estados, TODOS ELLOS de mayoría republicana, habrían –previsiblemente– enviado nuevas listas de Compromisarios, esta vez a favor de Trump. Así el día 6 de enero, fecha en la que Pence tiene que contar los votos “electorales” (o votos cualificados emitidos por los Compromisarios) la suma habría sido favorable a Trump. Pero, llegado el momento esto no sucedió y Pence no hizo nada el día 23 de diciembre.
    • ¿Cómo interpretar esto? Bueno, la verdad es que no muy bien porque Trump emitió ese día un tweet incitando a Pence a que actuara, lo cual demuestra que la acción del Presidente y el Vicepresidente no están coordinadas en este punto y eso es muy, muy mala noticia.

¿Qué cabe, pues, esperar que ocurra el día 6 a la vista de este en cierto modo descorazonador panorama que los republicanos presentan entre sus filas? ¿Cabe esperar que sean todos leales a Trump? ¿O cabe pensar que los RINO romperán la mayoría natural que el Partido Republicano aún tiene, incluso, después de los millones de votos escamoteados por los demócratas?

Bueno, esa es la pregunta del millón y no es fácil de responder porque, de hecho, la cobardía típica que procede de la recesión de la libertad política que tanta mella ha hecho en Europa (y en España no digamos) ya ha infectado a los Estados Unidos bastante más de la cuenta de lo que yo me había figurado.

Desde el principio pensé que por lo menos alguna de las siete legislatures con doble certificación descertificaría a Biden y certificaría a Trump pero, por ahora no ha sucedido (aunque aún no es del todo descartable). De modo que todo apunta a que el día 6 todo el problema se traslade a las cámaras federales en DC.

El análisis de la sesión de ese día 6 es bastante complejo porque hay una gran incertidumbre respecto de las normas de aplicación precisas tanto constitucionales como de la legislación (que no tiene ley de orgánica específica que lo regule como se haría en España porque propiamente no existe el concepto de ley orgánica y todo queda enmarañado una serie de leyes ordinarias sin jerarquía de aplicación precisa8). A eso es a lo que me refería en el título con la referencia al emperador desnudo:

EEUU tiene un sistema legislativo-constitucional muy seriamente carencial puesto que ni siquiera la elección de su jefe de estado está regulada de manera pulcra y precisa

Pero es preciso darse cuenta de que esa carencia no es accidental ni casual; es un rasgo plenamente intencional que descubre que la influencia última de la forma política americana no es germánica, no está programada, sino que está dejada indolentemente de manera típicamente inglesa, sin hacer, para que en el último momento se improvise y gane el más fuerte. Con lo que

La figura última de la forma política anglosajona es la cratocracia o lucha del más fuerte

Este resultado es muy importante porque con demasiada frecuencia se asimila a partitocracia las formas convencionalmente llamadas democráticas que se dan por fracasadas. Y eso no vale para España, desde luego, donde los partidos se han apropiado de las instituciones pero no es de aplicación en EEUU ni en Inglaterra donde, en último término, todo es pura fachada pero donde lo único que cuenta, al final, es quién es más fuerte y quién desbanca al otro por cualesquiera medios, aunque estos sean tramposos e ilegales.

Ese es el motivo por el que en el título he hecho referencia a un “hecho de fuerza” que Trump y su equipo van a tener que articular ese día para poder salir a flote de esta difícil situación.

¿Qué cuál creo que va a ser el resultado de todo ello? ¿Ganará Trump? ¿Será capaz de imponerse a los RINO9 y lograr la mayoría?

Bueno, para que vean que soy buena persona, se lo voy a anticipar como regalo de fin de año, para no dejarles a ustedes in albis en la entrada del nuevo año:

Trump se impondrá a la desnudez de una incierta regulación constitucional y logrará retener la Casa Blanca mostrando que es más fuerte el día 6 (y sucesivos)10

El año que viene les justificaré esta conclusión mía11.

Feliz Nochevieja y no se olviden de brindar por Trump esta noche que falta le va a hacer.

 

Suscripción para recibir avisos

Sólo se enviará información relacionada con este blog

  1. Debido al éxito del golpe de mano protagonizado por el FBI y otras agencias descrito en esta entrada.
  2. Lo que digo y oyen, señores: “es un infundio que la constitución americana sea el dechado de excelencia técnica que se le atribuye”. Sí; ya sé que esto es un sacrilegio y que ustedes no han leído nada parecido a esto en su entera vida –ni lo leerán– pero sólo atiendan a los datos mismos de la manera más esquemática y verán: ¿Una constitución que en dos años hay que enmendarla diez veces (se ratifica en 1789 y las primeras diez enmiendas son de 1791) es una buena constitución? ¿Y el resto de 27 enmiendas que se hacen en 202 años (de 1789 a 1992) y da una media de 7,5 años por cada enmienda? ¿Es esto una buena constitución? ¿No se supone que la constitución es el fundamento sólido, estable, inalterable de un “estado de derecho” (otra filfa)? En fin, si tengo ocasión desarrollaré la idea en una entrada o dos.
  3. La expresión “estado defectivo” no la he tomado de ningún sitio. Es mía por completo inspirándome en la morfología de la lengua inglesa donde ustedes saben que se habla de verbos defectivos para designar a los verbos que carecen de algún tiempo verbal. Muchos de los verbos más utilizados del inglés son defectivos, por ejemplo can, may o must. Para suplir sus carencias, dichos verbos se apoyan en expresiones sustitutorias que hacen las veces del tiempo verbal inexistente. Tomando el verbo can, por ejemplo que carece de infinitivo, futuro, participio presente y pasado, así como de imperativo y gerundio, los tiempos que faltan se componen conjugando la expresión to be able to. Así se puede expresar el futuro del que can carece: I will be able to… He tomado esta idea de suplementación para establecer una correlación con el sistema político de los países anglosajones y decir que son estados defectivos pues les faltan algunas piezas de los estados formalmente constituidos como tales mediante un desarrollo cabal de su legislación. Así por ejemplo, en vez de un aparato de derecho administrativo formalmente desarrollado tanto en instituciones como en leyes, estos países utilizan “regulación” que emiten “agencias” creadas con la punta del lápiz cada vez que se las necesita.
  4. También hay una cita electoral muy importante el día 5 que es de gran transcendencia porque es la segunda vuelta (runoff) de la elección de dos senadores para DC en Georgia donde se juega la mayoría republicana del Senado. Si estos dos senadores pasan a ser demócratas se produciría un empate en la cámara a 50 diputados por cada partido.
  5. No se olvide que los tribunales americanos, de cualquier instancia, son incapaces de obligar a las cámaras a certificar en un sentido u otro.
  6. Este es un gran escándalo del sistema judicial anglosajón que incurre en legislación y “regulación” en tropel pero que contiene aspectos de common law absolutamente inaceptables para un estado moderno: ¿cómo se va a considerar un asunto entre particulares litigar contra el estado? ¿Qué es esto, la consagración de la lucha de David contra Goliath en cada demanda? Es ridículo y aboca no sólo al abuso de la administración sino al paroxismo del sistema como se pone de manifiesto en este caso. Tomen buena nota mis queridos amigos del Seminario que hacen palmas con las orejas cada vez que oyen la voz common law.
  7. Una institución cultural dependiente de la Universidad de Stanford mantiene una base de datos con las condenas por delitos electoral en los últimos años y se puede consultar aquí: Heritage Foundation Voter Fraud Database. La mayoría corresponden a las elecciones de 2016, (cuando los demócratas también dieron un pucherazo –que teóricamente le dio más votos populares que a Trump– pero que no fue suficiente para lograr una fraudulenta victoria de la Clinton que por eso se quedó tan corrida): Esos casos condenados en firme que son de 2016 llevan fecha de 2020 y ¡ascienden a más de mil!
  8. El sistema jurídico anglosajón es tan demencial que permite que normas de rango indudablemente menor invaliden leyes que lógicamente han de considerarse de rango superior. Dichas normas reciben el nombre de Henry VIII clauses en honor de su egregio “inventor”. En algunos países, como en Australia, esta normas son un verdadero problema.
  9. Recordemos que este acrónimo responde a la expresión Republican In Name Only y sirve para designar a los que –como en España los políticos del PP– se dicen conservadores sólo de boquilla, plegándose siempre a las políticas de la izquierda.
  10. La sesión será muy larga y el tiempo insuficiente para terminarse en un sólo día.
  11. Por supuesto que yo me puedo equivocar pero si hago será, como ven, muy matizadamente.

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

14 comentarios

  1. José Gonzalo FERNÁNDEZ LOCHÉ

    Muchas gracias, señor Miró. Brindaremos por Trump y por supuesto por usted.
    Feliz Nochevieja a todos.

  2. Cristóbal Bordíu

    Espero, D. Vicente, que acierte usted y Trump retenga la presidencia. Lo contrario sería un desastre para la libertad en el mundo occidental.

  3. Vicente Miró

    Incluso si no sale no tengan miedo al futuro; el camino que llevamos es de triunfo pase lo que pase el día 6.

    Pero tengan en cuenta que siempre he acertado en todo respecto a Trump.

    En 2016 acerté asegurando quince días antes en Intereconomía TV que ganaría cuando todo el mundo odiaba a Trump. Fue una predicción muy celebrada, al contrario que la de este año porque entonces tomaron la cosa por el lado excéntrico, considerándonos a ambos –Trump y yo– como una anécdota. Pero este año, en el que ya había muchos que se creían expertos en Trump, les ha sentado mal que acertara porque les he puesto en evidencia por no saber nada de nada en este campo.

    Este año, la derecha ya había comprendido quién es Trump en realidad y todo el mundo se había hecho experto en Trump y quería que ganara pero estaban seguros de que perdería porque se creían las encuestas. Ahora, lo verdaderamente extraño es que di en El Toro TV la primicia europea (junto con un único otro caso en Polonia, según me dicen) de que no sólo ganaría sino que no le dejarían tomar posesión porque había un golpe de estado preparado contra él y me miraron como a un marciano (vean el video). Nadie ha celebrado esta predicción porque les ha dado vergüenza reconocer que no sabían nada de nada después de cuatro años de venerar a Trump. (Al video se pueden acceder desde https://lopolitico.es mi intervención).

    Ahora la predicción no es más difícil que la de noviembre pero lo que verdaderamente vale no es tanto el acierto (siempre puede haber imponderables) como el conocimiento y el análisis. De eso volveré a hablar.

    Feliz Año Nuevo. VM

  4. Carlos Alonso

    Yo brindo por usted Don Vicente, por que se cumpla su pronóstico y porque este blog siga su curso y cada vez llegue a más gente.
    ¡Muy feliz año para usted y su familia!
    Abrazo.

  5. Javier Fernández

    Buenos días, me permito hacerle dos observaciones para poner un granito de arena en las interesantes cuestiones que se suscitan en este blog. La primera se refiere al concepto de verbo defectivo, al que usted alude como propio del idioma inglés, pero estoy seguro de que en absoluto ignora la presencia de tal flexión en el castellano. Véase como ejemplo el Diccionario de la Academia Española de nada menos que 1869, en el que definía al verbo defectivo como aquel “que carece de algunos tiempos o personas”.
    La segunda es relativa a su afirmación de que las numerosísimas demandas rechazadas a los abogados de Trump lo han sido por improcedencia; es decir, sin entrar en el fondo del asunto. No es eso lo que yo he leído: distintos jueces han escuchado las alegaciones y las han rechazado por inconsistentes o infundadas, lo que demuestra su completa inanidad, y parece responder a una estrategia prospectiva del tipo “a ver si suena la flauta”.
    Por último, quiero resaltar que la posibilidad de litigar contra la Administración en EE.UU. cuenta con una prolija reglamentación, aunque ciertamente difiere del procedimiento contencioso-administrativo español. Si le interesa el tema puede encontrar información útil en:
    https://cija-uam.org/sobre-la-litigiosidad-contencioso-administrativa-en-los-estados-unidos/
    Un cordial saludo.

    • Daniel R. Cardoso

      En verdad el articulo que usted cita da la razón a Vicente Miró : “La mayoría de los asuntos contenciosos de España (los que acceden a la Jurisdicción contenciosa) se localizan en EE.UU en el grupo de los “civil cases” (por oposición a los “criminal cases”). ” De hecho, en el derecho anglosajón la tradición continental del derecho contecioso-administrativo es inexistente o apenas existe:
      https://www.cerasa.es/media/areces/files/book-attachment-3417.pdf
      Respecto a las demandas se ha llegado en algunos casos a la contradicción flagrante y absoluta de que el Tribunal Supremo desestimó la demanda de Texas por no ser competente sino los estatales y un tribunal estatal desestimó una demanda similar por ser competente… el Tribunal Supremo o por no hablar de las surrealistas justificaciones de muchos jueces para rechazarlas (como las alegadas en Pennsylvania de que no se puede denunciar los reglamentos del gobernador antes de las elecciones porque no se ha cometido delito ni a dañado a nadie pero tampoco se puede denunciar después porque al no denunciarlos se los ha aceptado implicitamente con todas sus consecuencias incluido el daño, vamos que es imposible meter mano)
      Pero lo preocupante es lo que refleja la siguiente frase que tiene mucha miga moderna: “distintos jueces han escuchado las alegaciones y las han rechazado por inconsistentes o infundadas, lo que demuestra su completa inanidad”. Que un juez rechace algo por inconsistente o infundadas NO demuestra su inanidad y ni siquiera su inconsistencia o no fundamento. Eso es opinión del juez que, a saber lo que le ronda la cabeza…o el bolsillo ¿Es inane en una contienda electoral que haya más votos que votantes o, incluso, que habitantes censados? Es como esa estupidez de que no es un fraude (o un asesinato o un robo…) hasta que lo determine un juez a pesar de fuera evidente a todo el universo.
      ¿Tanto hemos perdido la cabeza y la razón que necesitamos un tío vestido con ropones para ver y admitir lo evidente? ¿Hemos de tragar carros y carretas y además decir amén ante cualquier juez que sea injusto o diga imbecilidades? Solo hay que ver la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la violencia de género (sic) contradictoria totalmente con el articulo 14 (igualdad ante la ley). Ya pueden alegar lo que quieran, que A y no-A a la vez y en el mismo sentido no puede ser, es imposible. (ya vio Orwell aquí la raiz del totalitarismo: aceptar que 2+2 son 5 o que todos son iguales pero uno más que otros)
      ¿Hemos de creer en esa filfa de respetar el Estado de Derecho (acaso hay un estado sin derecho, ni al último cacique de tribu se le ocurriría permitir que le desobedecieran sus leyes sin consecuencias) cuando establece leyes contra toda justicia, desarma a los buenos ciudadanos y protege a los delincuentes, todo a mayor gloria de la élite gobernante cuando es la antítesis de todo derecho humano, natural y divino.
      Ya lo decía Jünger con sorna: cuando violen a tu mujer no la defiendas, mejor llama un abogado para denunciar al violador…y juicios tengas y los ganes.
      N.B: Espero que no lo tome por un ataque personal porque no es mi intención y ruego disculpas si lo parece. Lo que quiero mostrar son las “creencias” inducidas sobre las que muchas veces nos movemos sin darnos cuenta y que tanto daños nos están haciendo.

  6. Daniel R. Cardoso

    Feliz año, don Vicente.
    Le deseo lo mejor para este año y que siga dando mayores frutos su impagable labor.
    En mi opinión, pase lo que pase, Trump ha asestado un golpe definitivo al sistema mostrando lo que hay debajo (el desvelamiento de la Verdad, aletheia, que hablaba Ortega) ante todo el mundo y ya no hay marcha atrás para ello. Y siguiendo a Cristo en una de sus frases más profundas: “La verdad os hará libres” (Jn. 8, 32). Usted acertó lo principal antes que nadie: Trump es el niño que gritó que el Rey va desnudo.
    A ver si con estos acontecimientos a muchos se les quita la venda de los ojos con el sistema político y jurídico anglosajón como el summum de la perfección. Con decir que en Castilla el orden de prelación legal se resolvió de forma clara en 1348 con el Ordenamiento de Alcalá…

  7. Jesus Valcarcel

    Advierto que mi reflexión sobre esta entrada y los comentarios no va a gustar a la mayoría. Aconsejo continuar con la resaca de la celebración del final del 2020, difícilmente recordaremos tantas ganas de cambiar calendario.
    Cito a D. Daniel R. Cardoso: “Lo que quiero mostrar son las “creencias” inducidas sobre las que muchas veces nos movemos sin darnos cuenta y que tanto daño nos están haciendo”.
    Tengo que aplaudir con un ¡Bravo! ¡Bravísimo! La guerra del Fin de los días fundamentalmente es mental. Colocar el teatro de operaciones en el contexto adecuado con tan acertada frase, es una llamada a filas impecable.
    Cito a D. Vicente Miró a quien, si no le agradecido lo suficiente su buena labor, aprovecho para enfatizar aún más mi agradecimiento. Deja constancia histórica de que asistimos al mutismo visual de no atrevernos a criticar al “emperador desnudo”, más bien al vértigo liberatorio de las cadenas que nos atan a sus invisibles oropeles. Nos hemos acostumbrado a considerar la desnudez institucional como ropaje protector. En otros tiempos oscuros, allá por el siglo XIV, el Infante Don Juan Manuel, incluía en su obra “El conde Lucanor”, el cuento del rey desnudo. Un buen ejemplo de cómo se repiten las mismas pautas en cualquier escenario histórico. La utilidad de la oscuridad consiste en absorber luz. La astrofísica nos demuestra como los agujeros negros engullen todo lo que se aproxima a su campo atractor, para generar una energía que se manifiesta más allá de lo visible.
    Con inteligente habilidad D. Vicente, nos ha situado al borde del precipicio de lo que supone perder como referente a un imperio sustentado en pies de barro. Confiamos en un salvador los que aquí llegamos, los otros, a los que yo llamo cuernofilos, en su oponente. Dolorosamente todos somos actores en esta Divina Comedia, nuestro papel es accesorio, nuestra recompensa comprender al autor. Da igual nuestra ubicación en la obra, nuestro destino inexorable es el de convertirnos en autores. Como dicen los chicos alegres de la New Age: crecer.
    Cuídense de los dolores del parto natural o las salvajadas provocadas por el fórceps o cesárea, mientras alumbramos una nueva esperanza en la que tenga cabida toda la Humanidad, sin excluir a nadie. Tal vez esa es la lección que tendremos que aprender entre tanta incertidumbre y tribulación: los Seres Humanos somos más necesarios para el Ser, que nuestras creencias, los artificios legales, mecánicos, o biológicos donde nos proyectamos. Los terremotos actuales, tal vez sean la forma en la que el Universo conspira para advertirnos de que caminamos con demasiado equipaje. Como decía Tagore: “Si lloras porque no puedes ver el sol, las lágrimas te impedirán ver las estrellas”.
    Pregúntese cada cual en que mundo le gustaría vivir:
    1º ¿En este en el que llamar ladrón al que roba es un delito que sólo puede ser nombrado y sentenciado por un juez? Falacia sostenida por un negocio colectivista, que genera tantas sentencias como sufrimiento individual.
    2º ¿En el que las empresas parasitas de lo superfluo, que es como se ha endiosado al control cretino, se blindan y desentienden de lo inservible de sus servicios?
    3º ¿En el que comités de expertos “científicos” decidan que engullir comida basura es lo ideal para nutrirnos?, ¿Dañar la salud de las personas con productos químicos con patente de laboratorio, lo mejor para curar enfermedades?, ¿Esquilmar la Tierra la mayor fuente de riqueza?, ¿Educar en un corral de ignorancia lo mejor para la igualdad social? O ¿castrar las diferencias de la dualidad humana lo mejor para la paz?
    4º Por si no se han dado cuenta, ¿todo lo anterior podría triunfar si la conciencia individual y el libre albedrío no se extinguieran? Si esto último ocurriera ¿Qué sentido tendría nuestra existencia?
    5º O lo que estamos presenciando aquí. Alguien sabe, invita a otros a compartir su saber = todos ganamos y crecemos.
    Decidan, en estos tiempos revueltos, cuales son las premisas que estamos validando para resolver la ecuación que tanto nos cuesta plantear.

    • Vicente Miró

      Gracias por tan prolijos y sesudos comentarios. No puedo entretenerme ahora en dar cumplida respuesta a cada uno porque estoy con una nueva entrada y creo que eso urge más.

      Cuando termine respondo individualmente.

      Saludos y feliz año nuevo, VM

  8. Jose Martin de Torres

    Estimado Vicente, gracias una vez más por tus encomiables esfuerzos para informarnos de la verdad de lo que realmente acontece en uno de los momentos más importantes de la historia de USA.
    Cuelgo aquí este artículo de The epoch times. Creo que lo que dice nos anticipa lo que va a ocurrir el 6. Para mi son muy malas noticias…
    https://m.theepochtimes.com/congress-approves-rules-regulating-jan-6-electoral-vote-count_3642381.html/amp?utm_source=news&utm_medium=email&utm_campaign=breaking-2021-01-04-2&__twitter_impression=true

  9. Vicente Miró

    Tiene usted toda la razón, son pésimas noticias. Yo ya advertí de que según la caótica naturaleza del sistema jurídico anglosajón es posible que una ley de rango menor anule otra de rango mayor. Aquí estaríamos en presencia de ¡un reglamento que anula una disposición constitucional!

    Ahora bien; si esta noticia se confirma y los republicanos no reaccionan con algo del mismo nivel tramposo* es que, dentro de las reglas tácitas del sistema, van a perder con toda justicia ya que no son merecedores de retener el poder porque no son suficientemente “fuertes” en el sentido de lógica cratocrática que he explicado. ¿Comprende lo que digo?

    VM

    *Es la segunda trampa del día, la otra es la reelección de Pelosi rompiendo la cuarentena.

    • Jose Martin de Torres

      Sí, entiendo por donde va, en ese caso, el escenario sería el peor de los posibles. No sólo ganaría el malo, sino el más fuerte y hábil!

  10. Javier Fernández

    Sr. Cardoso, en absoluto considero que su mensaje sea un ataque contra mí, faltaría más. ¡Bienvenidos sean el debate y el contraste de ideas! Dicho esto, me reafirmo en el planteamiento que expuse: si hubiera cierta división en los pronunciamientos de los jueces cabría la duda de un posible pucherazo, pero después de una abrumadora avalancha de sentencias en contra de las pretensiones de Trump solo hay una explicación lógica: no ha existido el fraude y mañana, no le quepa duda, Biden será proclamado nuevo presidente.
    Hay que carecer de escrúpulos para no acatar las sentencias judiciales, falsear las noticias y difundir un relato falso, como han hecho Giuliani y el equipo de abogados que siguen ciegamente las órdenes de Trump. Como dije el otro día, las 60 (¿o son más de 80?) sentencias han examinado los argumentos, pero las pruebas aportadas no eran tales, solo suposiciones y conjeturas sin ninguna base probatoria. Y así lo han puesto de manifiesto dichas sentencias. En varias se ha denunciado la temeridad de determinadas acusaciones, y en algunos casos (según los jueces) se habría incurrido en mala fe procesal.
    Como muchos han señalado, Trump intenta ganar el relato en la calle porque en los tribunales ya le han dicho que miente, que no hubo fraude. Respecto a los que insisten en que es necesario buscar la verdad no puedo estar más de acuerdo, pero no vale establecer la verdad a priori y luego rechazar todo lo que se oponga a esa supuesta verdad. Tal actitud es tramposa. Y sí, también hay que investigar lo que una de las partes considere que ha de ser revisado, lo que pasa es que se ha hecho y no se ha encontrado fraude por ningún lado, luego hay que admitir que las elecciones han sido limpias.
    Por último, el comportamiento de Trump presionando a Raffensperger es execrable si no delictivo. La frase: “encuentra 11.780 votos” es una invitación a cometer fraude. Con razón un exfiscal de EE.UU., que ha pedido al FBI que abra una investigación penal contra el presidente, lo ha definido como un “desgraciado intento de intimidar a un cargo electo para que cambie los totales de voto confirmados”.
    En fin, que no vale establecer una verdad de forma apriorística, sea que han existido irregularidades o que no han existido. Lo correcto es analizar lo que va pasando, y yo tras observar que las demandas de Trump se rechazaban sistemáticamente concluí que la posibilidad de un fraude masivo era una quimera. Pero a posteriori, no a priori.
    Feliz año nuevo y un cordial saludo a todos.

  11. Jesus Valcarcel

    Don Vicente Miró, le ruego considere si es conveniente si lo que le pregunto a continuación, publicarlo o no en su blog.
    Ayer, como dice usted, en mi casa enciendieron la TV para ver las noticias. Según me comentaron en una residencia de ancianos se habían producido multiples casos de covid en vacunados.
    Mi resistencia natural a no someterme a ese lavado de cerebro colectivo, me permitió aguantar un rato en A3. El suficiente como para tener un déjâ vu, de lo que usted nos ha explicado. Sin mayor aclaración, y poniendo el enfasis en la “resistencia” cuasi dictatorial de Trump a abandonar la casa blanca, se desarrollaba el collage al que dicen llamar información.
    Otra de las escenas era la de Biden diciendo que había que respetar la voluntad del Pueblo, ¡Andá otro bochevique diciendo lo de siempre, con las mismas tretas tramposas!. Otra de las escenas era la de una joven senadora republicana que acudiría a la manifestación de hoy con su arma cargada en la cartuchera, más otra de un señor de color con su camioneta negra, en la que se podía leer en la ventanilla. “Stop the fraud”.
    ¿Que interés puede tener ese tratamiento de la noticia? Pues para mí es la manera en la que los medios de desinformación social preparan a la población para dos cosas:
    1ª Por muchos motivos, entre ellos la propia supervivencia de esos grandes medios, comenzarán a airearse los trapos sucios del fraude electoral. El descontento será ya generalizado. Como dicen los estudiosos, “nada es real hasta que sale en la TV”.
    2ª Se prepara a la población para echarle la culpa de una guerra civil a los republicanos.
    Si mi diagnostico fuera acertado, ¡ruego a Dios estar equivocado!, ¿como podemos salvar vidas?
    Usted ya lo ha hecho desmenuzando que es lo que verdaderamente se esta cociendo. La caida de un imperio que no sirve en el cambio de ciclo economico, politico, social, astrologico, cosmico y por supuesto Humano.
    La resistencia a dar un salto cualitativo por los cuernofilos, que presos de pavor, miedo, angustia inoculada artificialmente, impiden pensar con claridad colectiva, basando el discurso en emociones identitarias de grupo politico, en vez de resolver los problemas de forma satisfactoria para la mayoría.
    El empecinamiento de los defensores de la Ley Natural, Cosmica, Divina a no dejarnos masacrar y exterminar de forma tan bizarra. Primero irán a por los que molestamos, después a por todos los demás. Lo cual no librará a los cuernofilos de su propia exterminación.
    ¿Como podemos ayudar a dar ese salto evolutivo, que tiene que nacer de la comprensión profunda de lo que esta ocurrriendo?

Deja una respuesta

Blog Lo Político